Fiestas, ¿fiestas?

Fiestas, ¿fiestas?

A veces el deseo popular de ser plenamente felices en determinadas fechas nos llega como un pedido imposible, como un mensaje expresado en un idioma desconocido. Buscamos la clave para ser y estar de esa manera que los carteles luminosos de nuestra cultura nos cuentan que debería ser pero no sale. El poder de algunos días como la navidad y el año nuevo no siempre pegan en el punto exacto que dispara la felicidad. Muchas veces son días de nostalgia, de recuerdos, de ánimos descoloridos, de silencios y si eso ocurre parecería ser que vemos a los demás como a través de un plástico logrando esa alegría lejana. Desde el acompañamiento a personas que atraviesan situaciones de enfermedad, pérdida o duelo creemos que lo festivo puede incluir también estos estados, creemos que forzarnos a algo distinto a lo que nos pasa puede llevarnos a caminos de frustración y malestar. Creemos que darnos permiso a sentir lo que nos pasa aunque no nos guste o nos resulte incómodo es aceptar la permanente transformación que nos caracteriza. Es integrando que nos acercamos a la autenticidad. Quizás no sea aislarse, quizás no sea encerrarse, quizás con ir al encuentro pero siendo el que somos, con ese traje que hoy nos aprieta y levantar una copa sabiendo que estamos grises sea la forma de empezar a sentirnos coloridos. foto Javier Gallo...
the_excerpt() con el siguiente código: PHP

Cuando una escuela experimenta una pérdida de un [...]

1 2 3 4 5 6 7 8

Cuando una escuela experimenta una pérdida de un [...]