Dueloteca

Con frecuencia nos preguntan: “¿Qué serie puedo ver que hable del duelo? ¿Qué peli puedo usar en la escuela que toque el tema de la muerte? ¿Conocen algún libro que traiga el tema de la enfermedad o el sufrimiento?”. Típico momento en el que empezamos a hacer memoria y… no siempre nos acordamos. “Basta”, dijimos, “hagamos una DUELOTECA”. 

Queremos tener a mano series, pelis y libros que nos pongan a pensar y reflexionar (y nos emocionen, obvio) sobre la experiencia humana de enfermar, sufrir, morir y duelar. Si tenés alguna recomendación, ¡escribinos! 

Películas

👉 THE FUNDAMENTALS OF CARING, de Rob Burnett

(2016).

📍  Un joven con distrofia muscular y su cuidador inician un viaje espontáneo en el que se encuentran recorriendo, además de las rutas, los vericuetos de la amistad.

Esta película — que no deja de ser un poco predecible y efectista (como este tipo de cine en general)— tiene como protagonista a un cuidador. Esto es muy peculiar por varias razones: el cuidado es una tarea que nunca es protagonista de nada, y el cuidador es un varón de clase media, que llega a esa tarea mientras atraviesa un duelo muy profundo.
Ese combo inusual hace interesante dedicarle una horita y media a bucear en el mundo de la más frecuente y menos reconocida de las tareas invisibles, a la que millones de personas le ponen el cuerpo a diario.

💫 El vínculo entre quienes cuidan y quienes son cuidadxs está lleno de dificultades y riquezas que en esta peli se cuentan con ternura y humor.

🔗 Podés verla en Netflix

👉 Algunos duelos nos inmovilizan. Otros nos ponen a andar.

👉 NOMADLAND, de Chloe Zhao
(2021).

📍 De la mano de la fantástica Frances McDormand, esta película nos comparte un recorrido de introspección en movimiento, donde el punto de partida y el punto de llegada son el mismo lugar. Un duelo que se atraviesa desde afuera y hacia adentro, como una casa a la que se vuelve una vez más, para dejarla atrás. Y en el medio, encuentros, reencuentros, despedidas por un rato. Como la vida misma.

Literatura

👉 REENTIERRO, poesía de Susy Shock

del libro “Realidades”,   Editorial Muchas Nueces, 2020

Vengo del cementerio
de enterrar nuevamente a  mi madre,
que murió muerta de tanta muerte.

Nunca bebí su seno de algodón,
ni su caricia borró dolor al niño
de la niña que después fui.

Sin embargo, vuelvo eterna morada
para cantarle loas a su desaparición,
reenterrarla,
agregarle tierra arriba,
que crezca la montaña que la cobija.

Nada será improvisado,
las flores nunca estarán secas,
yo misma pago el remis con el coro de niños
que le cantan y le danzan la ronda de que te duermas,
             te duermas,
             te duermas,
             te duermas,
             te duermas. 

👉 AYUDAR A MORIR, de la Dra. Iona Heath

(Katz Ediciones, 2008)

Ayudar a morir”, de la Dra. Iona Heath, es un libro INDISPENSABLE

Quizás te suene porque es el libro que recomendó Juan Forn en su recordada contratapa en Página/12, “Morir es otra cosa”.

Les dejamos el texto de contratapa: 

💬 ¿Por qué son tan pocas las personas que tienen lo que se calificaría como una buena muerte? Y, antes aun: ¿qué es una buena muerte? ¿Qué forma de morir queremos para nosotros y para nuestros seres queridos?

(…) Para muchos, una buena muerte es aquella en la que el moribundo puede controlar el proceso y morir con dignidad y calma, y todos los que lo rodean se sienten privilegiados, en cierta forma enriquecidos por la situación. Sin embargo, esas muertes son poco comunes. Son muchos más los que son objeto de manoseo y falta de respeto, los que quedan sumidos en el sufrimiento.

Morir es difícil. También es difícil ser médico: presenciar cada día la agonía y tomar conciencia una y otra vez de los límites de la ciencia.

Cuando el paciente terminal conoce a su médico, ambos inician una de las tareas más complejas que deberán afrontar. ¿Cómo dialogar con quien está por dejarnos? ¿Cómo acompañarlo sin reducirlo a objeto de un inútil ensañamiento terapéutico? ¿Cómo hacer más suave y digna la transición? A estas preguntas clave responde la autora de un libro tan inteligente como bello. Sus respuestas combinan la experiencia, la empatía y una gran pasión por la literatura. Ayudar a morir es la descripción de un viaje en cuyo trayecto la palabra de poetas, escritores y pensadores echa luz sobre circunstancias de las vidas y las muertes de hombres y mujeres que siempre, de algún modo, son extraordinarias.

Nuestro primer libro en DUELOTECA, de la mano de nuestro librero estrella, Roberto de @libreriaelprofedh .

👉 PARAÍSO, de Bruno Gibert
(Cuatro azules/Calibroscopio, 2009).

Lo curioso es cómo se elige contar las cosas. Eso que algunos le dicen “enfoque”. Y lxs niñxs, ¿cómo se las arreglan para hacerlo? Siempre-siempre con simpleza, ese material del que están hechxs, y acaso con las cosas que ven cada vez que salen a la calle.

Nubecitas dibujadas con tiza sobre fondo celeste tiene la tapa del libro. Y una P mayúscula grande cuando lo abrís. Alguien cuenta que murió su abuelo y que le dijeron que se había ido al cielo. A mano derecha un avión sobre fondo negro dibujado a marcador. Quien cuenta no dice su nombre y sabremos su edad casi al final de la historia, pero no es indispensable. Hasta entonces, nos dejamos llevar por una voz inocente que se presume infantil, pero no necesariamente.

Así como con pocas palabras se suele decir mucho más, una imagen vale más que mil palabras. Este libro-álbum hace uso amable de ambos recursos, que son su conmovedor sello. Porque por ejemplo, ¿cómo se hace para contar sobre el abuelo con señales de tránsito o de seguridad? Habla de varias cosas: de los recuerdos, de cómo es la muerte, de lo que dicen de ese lugar al que van quienes mueren… y nos anticipa una definición transcultural y religiosa: todxs van al paraíso, un lugar amable, confortable, donde no hace ni frío ni calor y debe haber mucha gente.

Abrir el libro, además de ser el espacio-tiempo que te acompaña a leer con esa dosis única que tiene la lectura de introspección y curiosidad, juega con la sorpresa de que el lenguaje elegido es tan común, sencillo y contundente que no deja brecha abierta en ningún lado usando lo que decíamos del lenguaje infantil, tan sencillo y limitado como contundente es la verdad.

La conversación que le gustaría tener a nuestro relator llega al mejor puerto posible: nuestros sentimientos.

“Paraíso” es un libro efectivo pero sin golpes bajos, con la inocencia y necesaria cuota de realidad que nos convidan esos duros tiempos de la vida.

🔗 Podés comprarlo acá.

Series

Hoy en DUELOTECA, te recomendamos SIX FEET UNDER, disponible en HBO.

👉 SIX FEET UNDER

Ya un clásico, esta es una de esas series que nos enseñaron el verbo “maratonear”. Six Feet Under (o “Dos metros bajo tierra”) nos acerca a la muerte a través de la familia Fisher, cuyos miembros manejan una funeraria en Los Ángeles. Cada capítulo abre con la muerte de la persona que velarán en ese episodio. Entre cadáveres embalsamados y velorios, esta familia lidia (con mucha ironía y humor negro) con todo tipo de dramas y deudos. Mientras tanto, logran que nos involucremos en sus entramados personales y familiares y los extrañemos mucho al final de la serie.

5 temporadas, 63 episodios. 

🔗 Podés verla en HBO.

Hoy en DUELOTECA, te recomendamos AFTER LIFE, una miniserie de Ricky Gervais disponible en Netflix.

👉 AFTER LIFE, de Ricky Gervais

Un hombre, un perro y una ausencia. De a ratos con bronca, con humor (humor inglés, además), con ternura, con sencillez. El duelo es a veces como el juego de la oca: un paso adelante y dos para atrás. Como si a fin de cuentas fuera una experiencia circular… a veces parece que ya lo estás resolviendo hasta que un recuerdo, una palabra te reconecta con ese dolor profundo. Buenos personajes, buenas historias. Nos emocionaste, Ricky. 

2 temporadas, capítulos cortos, te la podés ver de un tirón (si no se te mete una basurita en el ojo, claro).

🔗 Podés verla en Netflix.

Música

Hoy en DUELOTECA, ¡recomendamos una canción!.

👉 VALS DE LA MUERTE, de Sofía Viola (de su disco Munanakunanchej, de 2010).

Les sugerimos que la busquen en YouTube o donde escuchen música, y les compartimos su letra (intensa, irreverente y hermosa como su creadora):

“Callos en mis pies
Arrugas en mi piel
Senderos de papel glasé
Rosas y un clavel
Muertos en mantel
Cientos de insectos rodeándome
Larvas succionando
Tejidos de mis manos
Quejidos, sollozos
De mis hermanos amados
Siento que al morirme
Muto a un arcoíris
Siete colores y dimensiones
Canciones para irme
Si me van a cremar
No hagan un funeral
Rían, tosan
No lloren mares
Vayan a nadar
Cómprense unos patines
Y anden por los jardines
Flores fumen
De beber licores de frambuesa
Coman berenjenas
Junten ricas fresas
Beban cerveza tirada, espumosa y cristal
Babosas claras
Batan y merengue
Coman en pasteles
Festejen un día mas
Un día menos en la vida”